logo agrobank

Tu privacidad es importante para nosotros

CaixaBank utiliza cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (p.ej., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. Pulsa para tener más información o para configurar o rechazar su uso. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando”

12 de agosto, 2019

Plástico en el corredor marino entre Mallorca y Menorca

Unos 752 millones de partículas de plástico flotan en el canal de Menorca, el corredor marino de unos 36 kilómetros de ancho que separa esta isla y la de Mallorca

Sostenibilidad

Unos 752 millones de partículas de plástico flotan en el canal de Menorca, el corredor marino de unos 36 kilómetros de ancho que separa esta isla y la de Mallorca, según un informe en cuya elaboración colabora el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (Girona).

El Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, el Sistema de Observación y Predicción Costero de las Islas Baleares y la Escuela de Negocios ESADE también han participado en el proyecto, consistente en obtener una muestra trimestral de ese espacio protegido tanto en el 2014 como en el 2015.

Los resultados, que se integran en la investigación NIXE III del Mediterráneo, demuestran que los valores de plástico recogido por kilómetro cuadrado son de 220.000 partículas, lo que equivale a 1,1 kilos de este material.

Los 752 millones de partículas que se estiman en el canal de Menorca equivalen a 3,7 toneladas, que principalmente no incluyen objetos grandes, sino porciones inferiores a cinco milímetros fragmentadas por efecto de las corrientes y el oleaje. Esas partículas por su medida representan una amenaza importante para los ecosistemas marinos, ya que se introducen en la cadena alimentaria y llegan a los humanos.

El autor principal del estudio, Luis Ruiz-Orejón, explica que, aunque se fabrica plástico de ese tamaño, los que se han encontrado "procedían principalmente de la fragmentación". Ruiz-Orejón advierte además de que, "una vez que entran en los ecosistemas marinos, son transportados por las corrientes superficiales y el viento".

Las mayores concentraciones se detectaron en primavera y verano en áreas próximas a Mallorca, lo que apunta a la influencia directa del turismo. Este investigador subraya además que, aunque las corrientes y el oleaje ejercen de "mecanismos de limpieza muy efectivos en ciertos períodos del año, las partículas no desaparecen o se reducen, simplemente se desplazan de unas áreas a otras"