logo agrobank

Tu privacidad es importante para nosotros

CaixaBank utiliza cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (p.ej., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. Pulsa para tener más información o para configurar o rechazar su uso. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando”

18 de julio, 2022

Los atuneros españoles, primera flota pesquera del mundo capaz de garantizar la sostenibilidad integral y global

Consigue el sello MSC en todos los océanos en los que opera

Pesca

Los atuneros españoles agrupados en OPAGAC/AGAC se han convertido en la primera flota pesquera capaz de garantizar al consumidor y a toda la cadena de valor la sostenibilidad integral de su actividad. La flota, que lleva más de una década trabajando con este objetivo, lo ha culminado ahora al convertirse en la primera del mundo en obtener el sello azul MSC para la mitad de sus capturas en los tres océanos en los que opera (Índico, Pacífico y Atlántico).

Dada la relevancia de este hecho para la actividad pesquera española y mundial, Teresa Ribera, vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO), presidirá la entrega de los Certificados de Pesca Sostenible del Marine Stewardship Council (MSC) a la flota, en un acto que se celebrará mañana en la sede de este ministerio, y al que también asistirá Alicia Villauriz, secretaria general de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

En total, el sello azul MSC ahora conseguido respalda la actividad de 44 buques atuneros en los tres océanos antes mencionados y en los que trabajan más de 2.000 pescadores, bajo la gestión de cuatro Organizaciones Regionales de Pesca (ORP) . Este sello certifica la sostenibilidad ambiental de la pesquería, al garantizar que su atún procede de stocks en buen estado, es capturado con una actividad que genera un mínimo impacto ambiental y con un control pesquero exhaustivo. La certificación abarca a 6 de los 12 stocks que captura la flota: el rabil (Thunnus albacares) de los océanos Pacífico Oriental, Pacífico Occidental y Atlántico; el listado (Katsuwonus pelamis) de los océanos Pacífico Occidental e Índico; y el patudo (Thunnus obesus) del Océano Pacífico Occidental. Esto supone el 50% de las capturas de la flota de OPAGAC/AGAC, es decir, unas 180.000 toneladas, que representan el 3% de la captura mundial.

El sello MSC es la certificación medioambiental más prestigiosa del mundo pesquero. Al conseguirla la flota atunera cierra el círculo de la sostenibilidad integral, ya que para acceder a ella los barcos deben de estar certificados contra la Norma Atún de Pesca Responsable (Norma UNE 195006).

Desde que los armadores de OPAGAC/AGAC firmaran en 2010 el Decálogo de Buenas Prácticas, la flota ha desarrollado un intenso trabajo y procesos de inversión con el objetivo de la sostenibilidad. En 2012, este Decálogo se convirtió en un Código de Buenas Prácticas para todo el sector atunero español. Todavía activo y en evolución, este es el núcleo de la labor que permitió a la flota conseguir los progresos requeridos en el Plan de Mejora de la Pesquería (FIP) iniciado con WWF en 2016 y que ha culminado ahora con la obtención de la certificación MSC.

Este proceso, en el que se han integrado las ideas y soluciones de los propios marineros para mejorar la pesquería, el compromiso de las compañías armadoras en hacer efectivo dicho cambio y una inversión de más de 17 millones de euros para modificar la manera de pescar, ha permitido a la flota superar la exhaustiva auditoría exigida por MSC.

Según Julio Morón, director gerente de OPAGAC/AGAC, “el sector pesquero español, a través de su flota atunera, ha marcado un hito relevante para la industria pesquera mundial, al demostrar que se puede desarrollar una actividad con sostenibilidad integral en sus tres vertientes: social, económica y medioambiental. Con ello, –continua Morón–, queda demostrado que, si queremos abordar un futuro sin tensiones sociales y medioambientales, asegurando un alimento básico y de calidad para una población creciente, los pescadores somos un elemento clave para tomar las decisiones acertadas, ya que somos los primeros interesados en garantizar la buena salud de los recursos pesqueros y el entorno marino. Se puede hacer –concluye Morón– e invito a todos los actores que solemos debatir sobre este futuro a convencerse de que estos objetivos son alcanzables y de que hay modelos que lo posibilitan”.