logo agrobank

Tu privacidad es importante para nosotros

CaixaBank utiliza cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (p.ej., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. Pulsa para tener más información o para configurar o rechazar su uso. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando”

11 de noviembre, 2020

Las ventas de la distribución alimentaria en 2020 se aceleran

Las ventas en España aumentaron un 2,1%, cifrándose en 92.520 millones de euros

Industria

Según el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA (filial de CESCE), líder en el suministro de Información Comercial, Financiera, Sectorial y de Marketing en España y Portugal, la facturación en el mercado ibérico de distribución con base alimentaria, considerando globalmente la actividad de hipermercados, supermercados y establecimientos cash & carry, se situó en 109.135 millones de euros en 2019, un 2,3% más que en 2018.

Las ventas en España aumentaron un 2,1%, cifrándose en 92.520 millones de euros, mientras que en Portugal se registró un crecimiento del 3,0%, hasta los 16.615 millones.

Los supermercado y autoservicios continuaron ganando cuota de mercado. En 2019, las ventas de supermercados y autoservicios contabilizaron un aumento en el conjunto del mercado ibérico del 2,9%, hasta los 86.740 millones de euros, frente al estancamiento del volumen de negocio de los hipermercados.

Cabe señalar el desarrollo de la red de tiendas de proximidad, situadas en entornos urbanos, con un horario ampliado y un surtido en el que los alimentos frescos, los productos de panadería y los platos preparados tienen una gran importancia.

Las medidas decretadas para hacer frente a la pandemia de la COVID-19 y su fuerte impacto en la actividad del sector de hostelería y restauración están favoreciendo el crecimiento de la demanda del comercio minorista alimentario en 2020, de forma que en este año se superarán ampliamente las tasas de variación de la facturación contabilizadas en los últimos ejercicios.

No obstante, la rentabilidad de las empresas del sector se ha visto afectada por el ascenso de los costes asociados a la adaptación de sus instalaciones, destacando las inversiones destinadas a formación y equipamiento de empleados, herramientas tecnológicas, señalética y nuevos protocolos de limpieza y desinfección, así como por el incremento de los gastos de personal.

La creciente transformación digital de las empresas y la adaptación de sus estructuras logísticas para dar respuesta al auge del comercio online, junto con la apuesta por los productos frescos, ecológicos y los platos preparados continuarán marcando la actividad sectorial a corto y medio plazo.