logo agrobank

Tu privacidad es importante para nosotros

CaixaBank utiliza cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (p.ej., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. Pulsa para tener más información o para configurar o rechazar su uso. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando”

24 de noviembre, 2022

La producción de patata en los países del noroeste de Europa baja un 6% y se espera menos superficie en 2023

Alertan, además, de un probable descenso de la superficie en 2023 debido a los altos costes de producción

Agricultura

Tras su última reunión mantenida el 9 de noviembre, la NEPG ha estimado que la producción en Francia, Alemania, Países Bajos y Bélgica pasará de 22,5 millones de toneladas en 2021 a 21,1 millones en 2022 con un retroceso del 6%. Estos datos suponen también un retroceso del 6% respecto a la media de producción de los últimos cinco años, que se ha situado en 22,6 millones de toneladas.

Por países, baja la producción de Alemania, Francia y Bélgica, excepto Holanda que registra un fuerte crecimiento del 13% en 2022 respecto a 2021, totalizando 3,8 millones de toneladas. La producción de Alemania está estimada en 7,9 millones de toneladas, un 4% menos que en 2021, la de Francia se sitúa en 5,9 millones de toneladas (-9,5%) y la de Bélgica (-18,7%).

El retroceso de la producción en los principales países productores del Noroeste se produce a pesar de que las hectáreas han crecido un 3,2%, totalizando 510.749, superficie que también supone un incremento del 1,7% respecto a la media de los últimos cinco años,

En cuanto al rendimiento, en 2022 se situará en 42,1 toneladas por hectárea, lo que supone un descenso del 7,8% respecto al año anterior y un descenso sobre la media de los últimos cinco años del 9,7%

Respecto a las previsiones para 2023, la NPEG, alerta de una previsible caída de la superficie, debido a los altos costes de producción, actuales y esperados. Según esta asocaición, entre octubre de 2021 y octubre de 2022 el precio de la electricidad ha subido en un 280% de media en la zona NEPG y el gasóleo se ha encarecido en un 55%. A esto se suman, los menores rendimientos por hectárea y los buenos precios de los cereales, que está impulsando a los productores a sustituir el cultivo de patata por el de cereales, especialmente cebada y trigo, según el último comunicado de la NEPG, consultado por FEPEX.