logo agrobank

Tu privacidad es importante para nosotros

CaixaBank utiliza cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (p.ej., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. Pulsa para tener más información o para configurar o rechazar su uso. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando”

30 de diciembre, 2020

La leche en España, pilar estratégico de la industria agroalimentaria

La industria láctea es una de las columnas más valiosas del panorama agroalimentario español

Industria

La cadena de producción, transformación y comercialización del sector lácteo (vacuno, ovino y caprino) es una de las columnas más valiosas del panorama agroalimentario español.


Esta industria tan valiosa desde el punto de vista económico y social, factura en torno a 13.000 millones de euros al año, y genera más de 60.000 empleos directos. Las industrias lácteas suponen más de 9.500 millones de euros al año de volumen de negocio, es decir un 2% de la producción industrial de todo el país, empleando a más de 30.000 personas, un 8,5% del empleo del conjunto del sector agroalimentario.


En 2019, 21.700 ganaderos, realizaron entregas de leche, de los que 13.200 lo hicieron de leche de vaca, un 61%; de leche de cabra fueron unos 5.000 (23%) y 3.500 lo hicieron de leche de oveja lo que supone el 16%.
Sobre el nivel de aceptación por parte del consumidor español a la hora de comprar leche nacional, los españoles han vuelto a tomar conciencia de la importancia de los lácteos en los últimos años. Cuando el virus comenzó a asolar el continente, la Comisión Europea encuadró la leche y los productos lácteos entre los productos perecederos definidos como "esenciales” cuyo abastecimiento debía priorizarse durante la crisis sanitaria. Esto colaboró a que el consumo de lácteos por parte de los hogares españoles se incrementase entre principios de abril y mediados de mayo, en lo más duro de la crisis, un 20,3% respecto a las mismas semanas del año anterior. El incremento de consumo de lácteos no se limita a la crisis sanitaria, la cual sólo ha reforzado la tendencia positiva que el consumo en el hogar venía experimentando desde 2019, de en torno al 1,5%.
En términos cuantitativos, toda la cadena de producción y transformación láctea genera en España más de 11.820 millones de euros al año sin incluir la aportación económica derivada de la actividad de distribución y comercio; esto supone el 2,4% de toda la producción industrial del país (superando ampliamente otros sectores como el de la minería o el aeronáutico), nos señalan en FENIL.


Estos datos, y la exitosa incorporación de las industrias lácteas a los mercados internacionales, han convertido a los lácteos en una Marca País. Asimismo, las industrias lácteas son un sector estratégico para la supervivencia del mundo rural, porque contribuyen a fijar la población mediante el empleo de calidad. Además, los centros de producción vertebran toda la España “vaciada”, en provincias que sufren altas tasas de despoblación y donde las industrias lácteas suponen una de las pocas fuentes de empleo estable, técnico y de calidad. El sector industrial lácteo da empleo directo a más de 30.000 personas y fomenta e incrementa la actividad económica de otros sectores.