logo agrobank

Tu privacidad es importante para nosotros

CaixaBank utiliza cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (p.ej., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. Pulsa para tener más información o para configurar o rechazar su uso. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando”

21 de septiembre, 2022

La huelga de estibadores paraliza el Puerto de Tarragona

Cerca de 13 millones de animales en España están en riesgo alimentario

Industria

El conflicto laboral existente en el Puerto de Tarragona, provocado a raíz de la liberalización de la estiba portuaria, ha llegado a un límite crítico en el abastecimiento de materias primas para la fabricación de piensos de las zonas de Cataluña y Aragón. Los 130 estibadores que trabajan en el puerto catalán tienen en vilo a varios sectores empresariales (desde automovilísticas hasta el textil, además del alimentario). Y es que desde el pasado mes de mayo han ido reduciendo la productividad habitual, denuncian distintas asociaciones, coincidiendo con las negociaciones con el Centro Portuario de Empleo (CPE), la sociedad que hasta ahora les ha empleado.

Este hecho ha afectado negativamente al suministro de maíz, harina de soja y otros ingredientes destinados a la alimentación humana y animal, y las consecuencias más directas están siendo que el sistema -granjas, fabricantes de piensos, harineros, importadores- ha tenido un sobrecoste de 7 millones de euros.

Además, más de 500.000 toneladas de mercancía que se iban a descargar en el puerto de Tarragona, se han desviado a otros puertos con el incremento de costes y dificultades logísticas que supone suministrar mercancía desde otros puntos.

Las existencias de materias primas, en especial las de harina de soja, están en mínimos máxime cuando la producción de harina de soja en Cataluña está a su vez en mínimos debido a los altos costes de la energía y a paradas técnicas de las molturadoras, apuntan desde AECEC.

Por su parte, la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos Para Animales (CESFAC) ha manifestado su total disposición a colaborar en aras de buscar soluciones para paliar las consecuencias del conflicto laboral que se está registrando en el Puerto de Tarragona a raíz de la liberalización de la estiba portuaria. El presidente de CESFAC, Fernando Antúnez, ha recordado que la organización ya ha trabajado recientemente en la solución de problemas como el posible desabastecimiento de materias primas durante el inicio de la guerra en Ucrania o la huelga de transportes que puso en vilo el suministro desde los puertos españoles a las fábricas de piensos y, por ende, a las granjas: “La cadena de suministro de piensos a granja no debe parar. Por ello, nos ponemos a disposición del sector para tratar de buscar soluciones al correcto flujo de materias primas desde el Puerto de Tarragona, que ha hecho que el ritmo de descarga se haya reducido en aproximadamente un 80% con respecto a las operaciones habituales".