logo agrobank

Tu privacidad es importante para nosotros

CaixaBank utiliza cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (p.ej., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. Pulsa para tener más información o para configurar o rechazar su uso. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando”

29 de noviembre, 2022

La FEV presenta ‘Sustainable Wineries for Climate Protection’

La evolución de su sello de sostenibilidad para incluir criterios sociales, económicos y de gobernanza

Sostenibilidad

La Federación Española del Vino (FEV) ha presentado la ampliación de su sello de sostenibilidad específico para bodegas, que pasa a denominarse ‘Sustainable Wineries for Climate Protection’ y que a partir de 2023 incluirá, además del pilar medioambiental, criterios de sostenibilidad social, económica y de gobernanza que las bodegas certificadas deberán cumplir para obtener o renovar su certificado.

Durante la presentación en el salón de actos del Ministerio de Agricultura, el presidente de la FEV, Emilio Restoy, ha reconocido que nos encontramos en un contexto de grandes desafíos globales y, frente a ellos, “no solo no podemos dar un paso atrás en materia de sostenibilidad, sino que debemos pensar y actuar de una manera global y colectiva”. “Con Sustainable Wineries for Climate Protection estamos ante una iniciativa muy sólida y puntera que, de nuevo, nos sitúa como sector en los niveles más altos de exigencia en cuanto a cuestiones de sostenibilidad, desde un enfoque global que se alinea perfectamente con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y que da repuesta a lo que nos está pidiendo el consumidor, la distribución y la sociedad”, ha destacado Restoy.

Así, todas las bodegas que soliciten el certificado a partir del próximo 1 de enero deberán superar una auditoría en la que, además de las cuestiones medioambientales exigidas hasta la fecha, se incluirán aspectos de sostenibilidad social como aquellos relacionados con los trabajadores y proveedores, el territorio y la cultura local y la seguridad y salud de los consumidores.

En el ámbito económico deberán superar criterios de eficiencia y resiliencia, mientras que en el apartado de gobernanza se incluyen metas en el ámbito del comportamiento ético, la gestión y comunicación de la sostenibilidad y la relación con los grupos de interés. Por último, el pilar medioambiental ha sido revisado también para incorporar acciones relacionadas con el cuidado del suelo y la biodiversidad.