logo agrobank

Tu privacidad es importante para nosotros

CaixaBank utiliza cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (p.ej., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. Pulsa para tener más información o para configurar o rechazar su uso. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando”

21 de abril, 2021

El sector del limón captura cada año más de 360.500 toneladas de CO2

Cada kilo de limón fresco producido bajo el modelo europeo fija 298 gramos de CO2

Agricultura

El sector del limón de Europa es eminentemente fijador de gases de efecto invernadero ya que captura 311.250 toneladas netas de CO2 cada año. El bosque de más de nueve millones de limoneros de la cuenca mediterránea española retiene un total de 360.550 t de CO2 al año, según se desprende del informe ‘Huella de carbono del sector del limón en España’ realizado por la Asociación Interprofesional del Limón y Pomelo de España (AILIMPO).

“El limonero es el cultivo que consigue valores superiores de fijación de carbono con respecto a otros cítricos y el resto de las especies arbóreas”, apuntan desde AILIMPO. Las plantaciones de limón tienen una gran capacidad de captación de CO2 atmosférico. Aunque el sector también desprende emisiones durante su actividad (49.300 t al año), éstas son mínimas en comparación con los gases que captura.

El informe realizado por AILIMPO cuantifica la huella de carbono del sector del campo a la mesa. De esta forma, los resultados concluyen que cada limonero captura 22,6 kilos de CO2 al año y que un kilo de limones frescos que el consumidor adquiere en la frutería retiene 263 gramos de CO2. En definitiva, el bosque de limoneros de España es un aliado en la lucha contra el cambio climático ya que es sumidero de las emisiones que de media al año generan en nuestro país 62.500 personas, es decir, las mismas que casi completarían el aforo del estadio Metropolitano de Madrid.

“El cálculo de la huella de carbono forma parte de la política de sostenibilidad de AILIMPO en el eje medioambiental, en línea con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 13 de la ONU de medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos”, explican desde AILIMPO.

Las claves: el cultivo en ecológico y la eficiencia energética en el laboreo

Las elevadas cifras de fijación de gases de efecto invernadero vienen determinadas por las formas de cultivo que aplica el sector del limón. Así, el aumento de la superficie de ecológico en la última década contribuye a una mayor captura de CO2. En este sentido, la incorporación de restos de poda supone la reducción de la evaporación de agua del suelo y un aumento de materia orgánica en el terreno que almacena más gases contaminantes.