logo agrobank

Tu privacidad es importante para nosotros

CaixaBank utiliza cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (p.ej., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. Pulsa para tener más información o para configurar o rechazar su uso. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando”

2 de noviembre, 2020

El sector agroalimentario, clave en la economía española durante la pandemia de la COVID-19

CaixaBank Research ha publicado recientemente el “Informe sectorial agroalimentario 2020” que pone de manifiesto que el sector agroalimentario es un pilar esencial de la economía española, siendo uno de los menos afectados por la

AgroBank

El sector agroalimentario se ha convertido en un sector básico durante la pandemia de la COVID-19 al desempeñar una actividad esencial para el abastecimiento de alimentos a la población. Durante los meses de confinamiento, toda la cadena alimentaria formada por agricultores, ganaderos, pescadores, cooperativas, así como por la industria alimentaria, mayoristas, comercio minorista, distribución y logística, tuvo que adaptarse rápidamente para poder garantizar el abastecimiento de alimentos a la población.

En línea con esta situación, CaixaBank Research ha publicado recientemente el “Informe sectorial agroalimentario 2020” que pone de manifiesto que el sector agroalimentario es un pilar esencial de la economía española, siendo uno de los menos afectados por la crisis. El sector primario ganó peso en el conjunto de la economía española en el segundo trimestre de 2020, aportando el 3,8% del PIB, en comparación con la contribución del 2,7% que registró en 2019. De manera similar, la evolución de su mercado laboral ha sido relativamente favorable y ha registrado una menor destrucción de empleo, con una menor proporción de trabajadores afectados por ERTE.

La importancia de las exportaciones agroalimentarias españolas

El buen desempeño del sector agroalimentario durante la crisis sanitaria tiene, en parte, relación con la evolución de las exportaciones agroalimentarias durante este período, ya que gran parte de la producción del sector, aproximadamente 50.000 millones de euros, se destina a la exportación, convirtiéndose así en la cuarta economía exportadora del sector en la Unión Europea y la séptima a nivel mundial. Durante los meses de enero a julio, las exportaciones del sector agroalimentario español se incrementaron un 4,9% interanual en un contexto en el que el comercio internacional ha sufrido con especial dureza el impacto de la crisis.

En este sentido, productos como carne de porcino, las frutas y algunas verduras frescas han sido los productos con mayor demanda, destacando el repunte de las exportaciones de cítricos en Europa y de carne de porcino en Asia. En cuanto a las regiones que presentan un mayor incremento de exportaciones, entre enero y julio de 2020, destacan Aragón y El País Vasco con un 33,8% y un 13,3% respectivamente más que el año anterior durante el mismo período.

 

El consumo en la “nueva normalidad”

El estudio elaborado por CaixaBank Research destaca que la crisis sanitaria y el confinamiento vivido durante el primer semestre del año han generado un cambio radical en los patrones de consumo alimentario de las familias españolas en los que ha ganado peso el consumo en el hogar. Mediante los datos internos de gasto con tarjetas españolas y extranjeras en los TPV de CaixaBank, se observa que el gasto en supermercados y grandes superficies de alimentación repuntó con fuerza durante el estado de alarma creciendo cerca de un 50% interanual. Por el contrario, durante los meses de confinamiento el consumo fuera del hogar en establecimientos como hoteles, restaurantes y cafeterías se desplomó. El gasto en establecimientos de restauración registró caídas superiores al 90% entre la segunda quincena de marzo y finales de abril. En mayo, el gasto en restauración con tarjetas españolas empezó a recuperarse de forma relativamente rápida y repuntó notablemente en los meses de verano.

Por su parte, el comercio electrónico ha vivido un auge durante esta crisis. El uso del canal online en la compra de alimentos ha aumentado durante este período, en parte para minimizar los desplazamientos y el contacto entre personas. En particular, los pagos en TPV virtuales de CaixaBank muestran, a partir de la segunda quincena de abril, un fuerte repunte del e-commerce, que todavía mantiene tasas de crecimiento muy elevadas, cercanas al 60%. En consecuencia, la cuota de mercado del comercio electrónico ha aumentado significativamente: del 1,6% en 2019 al 2,4% entre el 9 de marzo y el 6 de junio de 2020, según datos publicados por el Ministerio de Agricultura.

Sin embargo, a pesar del buen desempeño del sector agroalimentario en su conjunto, la falta de turismo extranjero ha perjudicado, y continúa haciéndolo, a los establecimientos de restauración orientados al cliente internacional y, en consecuencia, a los subgrupos de productos agroalimentarios destinados a estos establecimientos para su consumo final.

En definitiva, el “Informe sectorial agroalimentario 2020” elaborado por CaixaBank Research concluye que el sector agroalimentario se ha fortalecido durante esta crisis, pero si algo ha demostrado la situación actual es que las empresas que saldrán más reforzadas y que se adaptarán mejor a las nuevas circunstancias son aquellas que estén más digitalizadas. Por ello, es importante que el sector agroalimentario también pase por esta transformación digital. El futuro nos traerá la cadena alimentaria 4.0, un ecosistema totalmente conectado del campo a la mesa.

 Descargar fichero