logo agrobank

Tu privacidad es importante para nosotros

CaixaBank utiliza cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (p.ej., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. Pulsa para tener más información o para configurar o rechazar su uso. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando”

21 de marzo, 2021

El IVIA evalúa nuevos recubrimientos comestibles para prolongar la vida poscosecha de las granadas

Uno de los principales problemas son las importantes pérdidas de calidad del fruto

I+D+i

El consumo de granada se ha incrementado en los últimos años, entre otros motivos, por su alto contenido en compuestos fenólicos, responsables de su elevada actividad antioxidante.

Además, diversos estudios han demostrado sus efectos antiinflamatorios y neuro y hepatoprotectores, que pueden contribuir a la prevención del cáncer y de enfermedades cardiovasculares. En este contexto, el estudio de este cultivo resulta especialmente relevante en España, primer productor europeo de granadas, siendo la variedad autóctona ‘Mollar de Elche' el cultivar predominante. Uno de los principales problemas de la granada son las importantes pérdidas de calidad del fruto que se producen tras la recolección y que limitan su potencial de almacenamiento.

Existe un gran interés por parte del sector en el desarrollo de nuevas tecnologías para el control de la pérdida de peso, los daños por frío y las podredumbres de poscosecha, que son los principales factores limitantes de la conservación frigorífica del fruto.

Es por ello que el Centro de Tecnología Poscosecha del IVIA ha llevado a cabo un estudio liderado por el Prof. Lluís Palou y la Dra. María Bernardita Pérez-Gago con el objetivo de prolongar el almacenamiento de las granadas ‘Mollar de Elche'.

La investigación se ha centrado en la evaluación de nuevos recubrimientos comestibles compuestos formulados con hidroxipropil metilcelulosa (HPMC), tres lípidos diferentes (cera de abeja, cera de carnaúba y monoestearato de glicerina) y dos aditivos alimentarios antimicrobianos distintos (bicarbonato potásico y benzoato sódico) para controlar la pérdida de peso y la incidencia de podredumbres causadas por hongos durante el almacenamiento de las granadas. Posteriormente, también se ensayaron durante una conservación frigorífica de hasta 4 meses a 5 ºC y 90% HR los recubrimientos comestibles antifúngicos seleccionados solos o en combinación con plásticos comerciales de envasado en atmósfera modificada (MAP).

Los resultados demuestran que los recubrimientos comestibles a base de HPMC-cera de abeja formulados con benzoato sódico tienen potencial para reducir las enfermedades de poscosecha de la granada y pueden proporcionar una alternativa no contaminante al uso de fungicidas sintéticos. Por otro lado, las tecnologías MAP se han confirmado como un medio eficaz para preservar la calidad del fruto durante la conservación frigorífica prolongada de las granadas, previniendo la deshidratación de la fruta y el pardeamiento de la corteza y reduciendo el podrido por hongos.

La aplicación combinada del recubrimiento comestible y el plástico MAP fue el tratamiento más prometedor al reducir la pérdida de peso y el deterioro sin afectar negativamente a la calidad fisicoquímica y sensorial de la fruta.

Esta actuación/proyecto de investigación nº 51910 está cofinanciado por la Unión Europea a través del Programa Operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER de la Comunitat Valenciana 2014-2020.