logo agrobank

Tu privacidad es importante para nosotros

CaixaBank utiliza cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (p.ej., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. Pulsa para tener más información o para configurar o rechazar su uso. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando”

9 de mayo, 2021

El CSIC patenta un nuevo método para producir un potente antioxidante del aceite de oliva

Desarrollan un microorganismo capaz de producir en abundancia hidroxitirosol

I+D+i

Un grupo de investigación del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha patentado un nuevo método para producir de forma limpia y barata abundantes cantidades de hidroxitirosol, uno de los antioxidantes más potentes que se conocen en la naturaleza.

Esta sustancia, con propiedades anticancerígenas, cardioprotectoras, antiinflamatorias y neuroprotectoras, se encuentra en pequeñas cantidades en el aceite de oliva y el vino, entre otros productos. Ahora, los investigadores del CSIC han desarrollado un microorganismo recombinante capaz de producir grandes cantidades de hidroxitirosol muy puro a partir de glucosa, rebajando así los costes de producción y aumentando el rendimiento del proceso.

Actualmente, la principal fuente para obtener hidroxitirosol procede de residuos de la industria olivarera, pero los complejos procesos de extracción y el bajo rendimiento encarecen el producto. También se produce mediante síntesis química, utilizando diferentes precursores y múltiples procesos catalíticos complejos. El nuevo método desarrollado en el IATA-CSIC se basa en un microorganismo bien conocido y considerado seguro por la industria, Saccharomyces cerevisiae, la levadura del vino.

El equipo de investigación había comprobado en otro trabajo, donde estudiaban su uso para producir melatonina, que esta levadura producía también hidroxitirosol, un polifenol presente de forma natural en el aceite de oliva. “A partir de aquí nos pusimos a investigar si podíamos utilizar este microorganismo como cepa superproductora de hidroxitirosol”, recuerda José Manuel Guillamón, investigador del IATA-CSIC que lidera el trabajo.

Para ello, incluyeron genes de origen bacteriano, lo que permite a este nuevo microorganismo producir en abundancia la sustancia antioxidante a partir de la glucosa disponible en un medio de cultivo muy simple y barato. Esto rebajaría sustancialmente los costes de producción y su precio en el mercado, que ahora ronda los 10.000 euros por gramo de este compuesto puro, según Guillamón.